Medicina de la Náutica

La Cinetosis

por el Dr. Héctor de Ezcurra

Al igual que con la insolación o cualquier otro problema médico común de los que suelen verse a bordo, también con el "mal de mar", mareo o, más correctamente, la cinetosis, etimológicamente: "enfermedad por movimiento" , ("motion sickness", en inglés), pueden tomarse sencillas medidas de prevención que eviten que nos tome por sorpresa y nos eche a perder un crucero.

Muchos de los que navegan han sufrido alguna vez esta conocida secuencia de síntomas, que empieza con palidez o mal color en la cara, bostezos, cansancio, transpiración fría, aceleración del pulso y de la frecuencia respiratoria, a veces inestabilidad, dolor de cabeza, irritabilidad, y finalmente náusea que puede terminar en vómitos. En síntesis, una experiencia bastante desagradable que a más de uno le arruinó el entusiasmo por crucerear.

Es importante saber que no se trata de una cuestión de cobardía, falta de coraje o de experiencia, ya que cualquiera, (de acuerdo a su predisposición constitucional y la situación en particular), puede llegar a marearse, le puede pasar a un novato o a un skipper de la Volvo Ocean Race.

Como de cualquier cosa que uno quiere modificar, es útil conocer su causa y su mecanismo de producción. Es que estrictamente no es una enfermedad, sino la reacción natural de un Sistema Nervioso Central (SNC) sano, frente a una situación para la cual fisiológicamente los humanos no fuimos diseñados: estar dentro o sobre objetos en movimiento, (barcos, automóviles o aviones). La causa, en realidad, no es sólo el movimiento, sino los conflictos que se producen entre las informaciones contradictorias que recibe dicho SNC de los distintos sistemas perceptivos relacionados con el equilibrio, nuestra posición en el espacio y el movimiento. Estos sistemas normalmente trabajan juntos, en una compleja integración de informaciones que vienen de los órganos vestibulares (en el oído), de los receptores de presión de la piel, de las articulaciones y de los músculos. Cuando la vista no percibe el mismo movimiento que percibe el resto de los sistemas; entonces el SNC reacciona activando el centro de la náusea. Cuando leemos a bordo de un barco en movimiento, o si estamos bajo cubierta, no percibimos visualmente el movimiento que los otros tres sistemas si detectan, creándose un conflicto de percepciones. Por eso esto es infrecuente a bordo de un barco sin cabina. Quizás el movimiento que más influya es el de aceleración vertical (que es más marcado en proa).

El proceso se ve facilitado por un exceso de frío, de calor o de ansiedad.

También hay un importante componente sugestivo que actúa, para bien, ("Ya tomé la pastilla: ahora no puedo marearme "), o para mal, ("Siempre me mareo"), también cuando a bordo hay una excesiva preocupación y atención puesta en este tema. Marearse, en realidad, debería tomarse como algo natural, un "gaje del oficio" de navegante, que no es el fin del mundo para nadie. El mareo de hoy puede servir para aprender las medidas preventivas para mañana. Incluso se puede aprovechar la incómoda situación para afrontar el desafío de tratar de seguir cumpliendo la tarea que se espera de uno a bordo, y para descubrir hasta qué punto se la puede hacer. Frente a este círculo vicioso autosugestivo, hay que saber que es muy posible que cumpliendo estrictamente todas las recomendaciones comentadas, es muy posible evitar el mal rato.

Por otro lado, si el cuadro se va a dar, usualmente será en las primeras horas o días a bordo. Después de unos días se produce un acostumbramiento y se adquieren las "piernas de mar", que consisten en un acomodamiento postural automático que acompaña al movimiento del barco. Cuando esto persiste luego del desembarco, (a veces de manera desagradable), se lo llama "Mal del Desembarco".

La mayoría de los casos de cinetosis son leves y autotratables. Sólo si los síntomas aumentan progresivamente, si persisten varios días, si la deshidratación es importante o si la situación se complica con otros problemas clínicos, habrá que consultar un médico. Lo habitual es que al poco tiempo de cesar el movimiento que la causa, sobreviene una mejoría y no es raro que mientras se toman amarras o se desembarca, los que hasta hace unos minutos estaban mareados, ya estén pensando en qué van a comer.

 

Prevención:

Consiste en: A) Medidas Preventivas Generales, B) Medicamentos Anticinetósicos y C) una variada lista de Otros Recursos.

A) Medidas preventivas generales

1) Antes de la exposición al movimiento:

  • La noche anterior no tome alcohol y, (sobre todo), descanse bien. Se dice que si ya duerme a bordo, mejor.

  • Por la mañana no desayune con café ni con mate, (ya que son estimulantes del SNC, incluido el centro del vómito).

2) Durante la exposición al movimiento:

  • Tome siempre mucho aire puro, respirando profundo pero lento. No fume. Evite estar donde se fuma, donde llegan los gases del escape o malos olores (especialmente de vómito).

  • Manténgase donde menos se mueva el barco: lo que generalmente es a popa, de pie sobre la línea de crujía, en un lugar que no sea alto. Mire hacia delante, manteniendo siempre contacto visual con el horizonte y otros puntos distantes fijos. Si hay riesgo de mareo evite estar bajo cubierta.

  • Afloje los hombros moviéndolos para adelante y para atrás, tome conciencia de su rigidez postural y aflójese. Intente adquirir las "piernas de mar", no luchando, tenso, contra los movimientos del barco, sino acomodándose a ellos, como lo hace el compás magnético con su mecanismo cardánico.

  • No lea. Trate de no enfocar la vista cerca (instrumentos, cartas), ni mirar con largavistas, más allá de lo indispensable.

  • No tenga el estómago demasiado lleno ni demasiado vacío. Coma, de a poco, alimentos sin grasa, que no estén muy condimentados ni tengan olores o gustos muy fuertes. Que sean de fácil digestión y de consistencia más bien pastosa: galletas, panes, manzanas, frutas de lata (duraznos en almíbar).

  • No tome alcohol, café, ni mate. Si necesita reponer líquidos, hágalo de a poco, por etapas. Cualquier gaseosas va bien.

  • No lo mire ni le hable al que está mareado. Parece poco solidario, pero es práctico, ya que lo mejor que puede hacer por él es no marearse Ud. también.

  • Si piensa que va a poder dormir, inténtelo. Si no logra dormirse, no se quede acostado, ni con los ojos cerrados, ni bajo cubierta. Si logra dormirse, eso puede traerle un gran alivio.

3) Si siente que se empieza a marear:

  • Chequee mentalmente la lista anterior y vea qué puede corregir.

  • Dedíquese a alguna tarea a bordo que requiera concentración mental: timonear (que tiene la ventaja de tener que estar mirando el horizonte), estar atento a las boyas de barco hundido o llevar la escota del spinnaker. Si es el patrón y un tripulante comienza a marearse: además de ofrecerle un tratamiento, asígnele tareas. Concentrarse en algo útil es siempre mejor que hacerlo en lo mal que uno se siente.

4) Si se producen vómitos:

  • Antes: Si tiene elementos de ortodoncia: quíteselos.

  • Durante: ¡Asegúrese de no caer por la borda!, lo que ha pasado alguna vez. Si es necesario, otros deben ayudarlo a sostenerse.

  • Después: Debe mantenerse abrigado, si es imprescindible: en la cucheta, recibiendo líquidos de a poco, en cuanto pueda, acompañados de palabras tranquilizadoras y de aliento.

 

B) Medicamentos anticinetósicos

¡ATENCIÓN!: Más allá de lo que digan los prospectos de cada uno, todos los medicamentos preventivos deben empezar a tomarse con mucha anticipación a la zarpada; si es desde 24 hs. antes: mejor.

  • Usualmente, luego de tomarlos un par de días de, se hacen innecesarios.

  • Recuerde mantener los medicamentos en un lugar seco, sin luz directa ni calor y fuera del alcance de los niños.

¡IMPORTANTE!: A pesar de que son de venta bajo receta, se pueden conseguir sin ella, pero es necesario consultar con su médico si hay trastornos emocionales o del estado del ánimo, enfermedades del hígado o del riñón, problemas prostáticos o urinarios, glaucoma, asma, problemas cardíacos, embarazo o lactancia, o si recibe algún fármaco con el que pueda ser incompatible (especialmente depresores del SNC). Si hay incoordinación o sedación debe evitarse conducir vehículos, operar maquinarias, realizar acciones riesgosas o tomar alcohol durante su uso. En caso de sobredosis se debe buscar asistencia médica inmediata. No deben tomarse para evitar la náusea o el vómito de otro orígen (digestivo, traumático, febril, etc.).

  • ESCOPOLAMINA

Para muchos, es la droga de elección. Personalmente lo pondría junto a la Meclizina como las dos drogas de elección.

Reacciones colaterales: la más común es la sequedad de boca y garganta, (que de paso es útil para saber que está haciendo efecto), pero también, con el uso prolongado (especialmente en gerontes), puede llegar a producir visión borrosa de cerca, incoordinación, sedación, desorientación, nerviosismo, insomnio, inapetencia, dificultad para orinar o aceleración del pulso. Si produce problemas respiratorios, pérdida de memoria, reacciones cutáneas en la zona de aplicación, o reacciones alérgicas (enrojecimiento e inflamación de la cara, dificultad para respirar), se debe retirar el parche. Salvo en forma de gotas, suele estar contraindicada en niños.

Formas farmacéuticas:

- "Transderm-Scop" (en EEUU), "Transderm-V", (en Canadá), (ambos de lab. Novartis). Es un parche, de venta bajo receta, (aunque de venta libre en Canadá), que se aplica en la zona de piel libre de pelo detrás de la oreja, eludiendo así dos de los efectos del mareo que son la disminución de la absorción en el tubo digestivo y la incapacidad de retención de un comprimido por los vómitos, los que dificultan el tratamiento por vía oral. El parche libera la droga durante 3 días, cuando hay que cambiarlo por otro, poniendo el nuevo detrás de la otra oreja. Hay que lavarse bien las manos con agua y jabón después de manipular el parche y mantenerlo lo más seco posible. Vienen en cajas con 2 parches, y su costo ronda los U$S 8,50 (unos $3 por día de navegación).

- También en EEUU se consigue un gel de escopolamina (University Compounding Pharmacy) que se vende bajo receta, como jeringa, pero no para inyección, sino para aplicar sobre las muñecas, de acción similar al parche, que dura de 8 a 12 hs.. Se puede fabricar un parche casero, aplicando una capa de gel sobre un apósito cuadrado tipo "Band-Aid Spot".

- "Aeromar" (lab. Celsius, R. O. del Uruguay). Se consigue en Uruguay sin receta y no es caro. Se toma un comprimido cada 4 hs. Como experiencia personal, esta versión de la escopolamina fue la que me resultó más eficaz.

  • Antihistamínicos

- Hace muchos años que se utiliza el "Dramamine" (Dimenhidrinato 50 mg, del lab. Temis Lostalo, Argentina, de venta bajo receta no archivada). Se toma 1 comprimido de 50 mg (o 2) cada 4 o 6 hs.), dependiendo de la respuesta, no pasando nunca de 400 mg/día. No hay que confundirlo con el "Dramamine II", que tiene Meclizina.

Reacciones colaterales: Las principales son somnolencia, sedación (a veces importante y molesta), incoordinación (también en este caso debe evitarse conducir vehículos, operar maquinarias, realizar acciones riesgosas o tomar alcohol), visión de cerca borrosa y reacciones alérgicas. Otras veces da nerviosismo, insomnio, sequedad de boca y vías respiratorias, inapetencia, vómitos o diarrea, que desaparecen con interrumpir la medicación. No debe combinarse con antidepresivos, sedantes, ansiolíticos, analgésicos o relajantes musculares sin consultar previamente. Si no es más popular es por estas incómodas reacciones, que no son muy bienvenidas a bordo.

En EEUU también se consigue "Vita Motion-S" (aerosol de absorción bucal con Dimenhidrinato, extractos de hierbas naturales y Vit. B6).

- Más eficaz y más nueva que el dimenhidrinato, pero que no se consigue en nuestro medio, la MECLIZINA, ("Bonine" Pfizer Inc., en EEUU, "Bonamina" en México, "Bonamine" en Canadá), "Travel-Ease" (PDK Labs. Inc., EEUU), "Antivert 25", "Meclicot", "Medivert", "Dramamine II", todos con Meclizina 25 mg), tiene las mismas contraindicaciones y reacciones colaterales que aquel, pero tiene las ventajas de que produce muy poca o ninguna somnolencia y que la duración del efecto es mayor, (de 12 a 24 hs.). Sus precios en Norteamérica son muy accesibles (de U$S 1,50 a 5 la caja de 8 o 15 comprimidos, o sea menos de $1 por día de navegación) y son de venta libre. Se toma 1 comprimido cada 12 hs. Se consiguen también en tabletas masticables. Junto a la escopolamina, son las dos medicaciones que me han resultado más efectivas en lo personal. No percibí somnolencia ninguna y evité la sequedad de boca que produce la escopolamina, que en actividad a bordo puede llegar a ser molesta.

C) Otros recursos

Por falta de experiencia, por experiencias limitadas o con pobres resultados con las siguientes terapéuticas, sólo se mencionan a título informativo, (ni de recomendación, ni de descarte).

  • Homeopatía

Hay quienes utilizan preparados a base de Nux Vomica, Tabacum, Petroleum y Cocculus. No tienen reacciones colaterales.

  • Jengibre

Algunos lo recomiendan como caramelos, té (una cucharadita de polvo de raíz desecada molida en una taza de agua hirviendo) o cápsulas con 1-2 gramos de polvo. También en EEUU se pueden conseguir las cápsulas "Sailors’ Secret", (de R.B. Inc.), "Motion Mate" (de Nature’s Way) y una bebida llamada "Smooth Sailing". Ninguna de estas cosas tiene efectos colaterales, por eso se usa con niños.

  • Pulseras

Son elásticas y se usan en el antebrazo. Algunos sostienen que si están bien colocadas, una esfera plástica presiona sobre el punto nei-guan de acupuntura y las hacen muy efectivas. Se consiguen en Uruguay y en Inglaterra ("The Sea Band"), en EEUU ("ReliefBands") y en varios aeropuertos. También hay una versión electrónica ("ReliefBand Device"), la cual, en el mismo punto, un pequeño dispositivo parecido a un reloj, pero usado del lado interno de la muñeca, emite regularmente un imperceptible impulso eléctrico. Mi impresión personal es que, particularmente en este caso, la eficacia depende mucho de la sugestión.

  • Miscelánea:

Además de todo lo mencionado, también hay quienes recomiendan la Aromaterapia, el antiepiléptico Fenitoína ("Epamin"), el antiparkinsoniano Cinarizina ("Stugeron"), el consumo de miel o de bebidas amargas tipo "Fernet Branca".

  • Inyectables para casos persistentes:

En casos de mareos severos, con gran descompensación (días sin poder retener líquidos, deshidratación, incapacidad de estar en pie), suelen aplicarse inyectables (intramusculares): "Ampliactil" (1 ampolla) + "Atropina" (1 ampolla). Se repite si es necesario, hasta 4 veces/día. Esta vía de acción interrumpe rápidamente el estado nauseoso y permite que el paciente, ya sedado, pueda descansar y ser rehidratado, recuperándose progresivamente. A veces incluso debe recurrirse a la rehidratación parenteral (intravenosa).

Conclusiones:

  • Desgraciadamente no hay una solución universalmente efectiva, pero hay medios como para, en la mayoría de los casos, aliviar los síntomas o hacerlos desaparecer.

  • Recuerde que los medicamentos preventivos no garantizan nada si no se cumplen con las medidas preventivas generales mencionadas. Éstas solas, para algunos, son lo suficientemente eficaces como para que ni hagan falta las medicaciones.

  • Tampoco ninguna medicación es eficaz si no se la empieza a tomar con la debida anticipación a la partida (mínima: 12 hs., ideal: 24 hs.).

  • No se sorprenda si lo que le funciona muy bien a uno no le funciona a otro.

  • Tampoco si funcionan pero dando reacciones colaterales que incapacitan para sentirse bien, útil y disfrutando de estar a bordo.

  • Nunca subestime el "efecto placebo": si probó algo y funcionó: no se cuestione mucho y úselo.

  • Si no, vaya probando diversas alternativas: si no funcionan por separado, casi nunca fallan cuando están combinadas; por ejemplo: Escopolamina (parche o comprimidos cada 4 hs.) + comprimidos de Meclizina (cada 12 hs.). Con paciencia irá encontrando la combinación de hábitos y medicaciones adecuada a su medida que le permita asegurarse de tener una navegación placentera.

Dr. Héctor de Ezcurra

(Patrón de Yate, Médico, Especialista en Psicología Médica y en Psiquiatría, Psicoterapeuta)

Publique sus comentarios o preguntas en el Foro sobre la Cinetosis.

Auspicia a Navigare:

 

Copyright © 2001- 2011 Navigare.com.ar
 Última actualización de esta página:   Domingo 18 de Diciembre de 2011 21:37hs.